Estudiar en España tiene grandes ventajas. En este post te ofrecemos 4 buenas razones para formarte en este país europeo.

Ilusión por el futuro

Hasta ahora todo había sido un poco más sencillo, pero se complica a la hora de elegir tu MAESTRÍA. Esto se debe a que en esta elección entran en juego muchos factores que valorar. No es fácil elegir dónde hacerlo. Además, se trata de una de las decisiones más importantes que debes tomar en la vida. Por tanto, un poquito de ayuda a modo de información adicional no está de más.

Aquí te dejamos 4 buenas razones por las que estudiar en España. ¡Esperamos que te sean de ayuda!.

Porque una maestría como el MBA Internacional Hispano-Luso de ITAE no es solo contenido curricular, es una experiencia de vida que empieza desde el mismo momento en que eliges tu camino.

4 buenas razones para estudiar en España

España es, junto con los Estados Unidos de América, el principal destino de los estudiantes de México y de los países de Centroamérica y Caribe de habla hispana.

¿Cuáles son los factores que han posicionado a nuestro país como un destino académico privilegiado para estudiantes y docentes de la región?. A continuación identificamos cuatro de estos factores clave para estudiar en España.

Calidad académica

La calidad de todo el sistema académico español es excelente. Esto es debido al estricto sistema de evaluaciones de calidad académica e institucional realizadas por agencias especializadas independientes que se deben superar.

Las universidades españolas cuentan con una amplia oferta académica caracterizada por niveles de calidad acreditados nacional e internacionalmente. Además, desarrollan actividades punteras en determinadas áreas de docencia, investigación y transferencia de conocimiento con proyección internacional.

Universidades y Escuelas de Negocios se encuentran en el top de ranking mundiales.

Costes de matrícula y de vida

La relación calidad-precio de la educación superior española es extraordinaria. A la alta calidad académica mencionada en el apartado anterior, se une el coste. La educación superior española conlleva un coste para el estudiante iberoamericano significativamente inferior al que tendría que sufragar en otros países. En los Estados Unidos de América, Reino Unido o, incluso, en su propio país el precio es mayor.

Además, existen múltiples programas de becas y de financiación de la movilidad de estudiantes iberoamericanos hacia España.

Por otra parte están los costes de vida. Los precios de transporte, ropa, alojamiento, alimentos, bebidas o restaurantes en España se encuentran por debajo de la media europea. En comparación con países como Reino Unido, Francia, Estados Unidos o Canadá, el coste de vida es significativamente inferior (entre un 25% y un 40% menos). Y la diferencia es todavía mayor si las comparamos con otras ciudades de España que no sean la capital.

Riqueza cultural compartida

Los vínculos familiares, culturales y afectivos invitan a estudiantes iberoamericanos a conocer de primera mano la Historia y la cultura compartida al otro lado del Atlántico.

Asimismo, España es el tercer país del mundo con más bienes declarados Patrimonio de la Humanidad. La riqueza y diversidad cultural españolas va desde yacimientos de arte rupestre únicos en el mundo a la arquitectura más vanguardista. España atesora un patrimonio monumental único en el mundo que abarca los más diversos períodos históricos.

Adicionalmente, España constituye, según el Foro Económico Mundial, el mejor destino turístico del mundo, habiendo recibido en 2016 más de 75 millones de visitantes.

Por otro lado, la lengua constituye un factor esencial para la movilidad. España y los países de referencia comparten un idioma que hablan más de 550 millones de personas. El español es la segunda lengua del mundo por número de hablantes y también la segunda en la comunicación internacional. Junto con el valor de compartir la misma lengua, las universidades españolas también ofrecen formación en otros idiomas.

Calidad de vida

El modo de vida, la buena gastronomía y la seguridad de las ciudades españolas son clave para la atracción de estudiantes iberoamericanos. España es conocida en todo el mundo por su seguridad, su ambiente cálido y festivo, su gente amable y sus tradiciones.

Nuestro país está considerado uno de los mejores países de destino para expatriados. Elementos como el desarrollado sistema nacional de salud, la facilidad para relacionarse e integrarse y sus altos índices de seguridad, lo hacen un país ideal para poder establecerse como estudiante.

Junto con esto, cabe señalar que desplazarse por España es sencillo, asequible y seguro. Todas las ciudades cuentan con un excelente servicio de transporte público y están conectadas por una red de carreteras y líneas ferroviarias que facilitan el acceso a cualquier punto del país.

Por otro lado, estudiar en España ofrece la posibilidad de conocer y viajar por Europa. Los bajos costes del transporte aéreo o de los abonos que permiten utilizar los trenes de varios países europeos con un solo billete (Eurail, Interrail), son una forma de viajar económica, además de atractiva para los jóvenes que desean tener una experiencia europea completa.